Biblioteca Popular José A. Guisasola


Lecturas


EL DESTINO DE LOS LIBROS


El destino de los libros es impredecible, como el de las personas. Hay libros que son objeto de filicidio apenas ven la luz. Ricardo Güiraldes, por ejemplo, arrojó todos los ejemplares de “El cencerro de cristal” a un aljibe, arrepentido de su publicación. Otro caso semejante, aunque menos truculento, lo constituyen los libros que son negados por sus autores y excluidos de la biografía personal como si se tratase de hijos ilegítimos.

Pero no sólo la autocrítica suele ser despiadada; nunca faltan los libros secuestrados y arrojados masivamente a la hoguera por la intolerancia oscurantista de un tirano de turno, o aquellos que sus poseedores se anticipan a quemar para no ser ellos mismos las víctimas del fuego punitivo.

Lo cierto es que al salir de la imprenta los libros se independizan y cobran vida propia, iniciando un recorrido insospechado. Las anécdotas sobre el destino de los libros son infinitas y cada lector tiene algo para contar. Yo compré una vez un libro de un amigo mío en una librería y, al abrirlo, me hallé con la sorpresa de que estaba dedicado a un conocido poeta nacional, poco afecto, como se ve, a conservar los obsequios de sus colegas.

Hay quienes dicen que los libros no deben prestarse, pues, ya sea por olvido, pereza o razones menos inocentes, rara vez suelen ser devueltos. Sin embargo, hay también quienes los dejan deliberadamente en lugares públicos, como bares, plazas, salas de espera, trenes, colectivos…, para que otros los recojan y se enriquezcan con su lectura.

En definitiva, cada libro crea su propio lector y lo busca por caminos diversos. A veces lo encuentra rápidamente y se cumple el propósito para el cual fue escrito; otras veces debe realizar periplos insólitos y atravesar “océanos de tiempo” antes de que una mano lo rescate de un oscuro anaquel o de un baúl cerrado. Pero esto es lo que menos importa: si hay algo que los libros saben hacer es esperar.


César Cantoni
La Plata, abril de 2011


El blog de César Cantoni
César Cantoni
La Plata, Provincia de Buenos Aires, República Argentina

Blog: Los poetas no van al cielo
Contacto:
cesarcantoni@yahoo.com.ar



“Por una biblioteca popular más inclusiva, solidaria y comprometida con la sociedad”
Ir Arriba